Valoración andrológica de la infertilidad masculina

  • Según la OMS, la infertilidad se define como la incapacidad de una pareja sexualmente activa que no usa métodos anticonceptivos para concebir después de un año. Aproximadamente el 15% de las parejas son infértiles, y cerca de un 40% de estos casos es atribuible causas masculinas.
  • La evaluación inicial incluye:
    • Historia médica completa: personal (general, reproductiva y sexual), de la pareja y antecedentes familiares.
    • Exploración física: general, neurológica y genitales.
    • Valoración analítica y hormonal: valoración bioquímica general y hormonal completa (LH, FSH, Testosterona total y libre, TSH, Prolactina, GH y ACTH)
    • Seminograma repetido: al menos son necesarios 2 seminogramas en un intervalo de 2-4 semanas tras 3-5 días de abstinencia sexual. Se interpretan los 2 seminogramas según los valores de la OMS 2010
  • En función de los hallazgos en el estudio básico se realiza un estudio avanzado personalizado:
    • Urocultivo o cultivo fraccionado: si hay sospecha de infección.
    • Estudio de orina post-orgasmo: en casos de ausencia de eyaculado para descartar eyaculación retrógrada.
    • Serologías de enfermedades de trasmisión sexual: cuando de contemplan técnicas de reproducción asistida.
    • Estudios genéticos: Cariotipo en sangre, microdeleciones del cromosoma Y, mutaciones del gen CTFR, técnicas FISH, fragmentación del DNA.
    • Estudios de imagen:
      • Ecografía escrotal: si se sospechan patologías escrotales (tumores testicular, varicocele clínico)
      • Ecografía transrectal: para descartar una agenesia de conductos deferentes o obstrucción de los ductus eycauladores.
      • RMN silla turca (hipofisaria): si se sospecha patología hipofisaria (alteraciones hormonales).
      • Deferentovesiculografía: para comprobar la permeabilidad y la morfología de la vía seminal distal.
    • Biopsia testicular (TESE o micro-TESE): indicada en pacientes con azoospermia de causa dudosa para diferenciar entre la obstructiva y la secretora. Además, en estos pacientes, los gametos extraídos de la biopsia testicular pueden usarse para técnicas de reproducción asistida (FIV-ICSI).