Vasectomía sin bisturí

Vasectomía sin bisturí

La vasectomía es la técnica quirúrgica utilizada para la anticoncepción masculina. Consiste en seccionar los conductos deferentes para impedir que los espermatozoides que se producen en el testículo se expulsen con la eyaculación. Para aumentar la tasa de éxito se usan varias maniobras aparte de la propia sección, como la electrocoagulación interna de los extremos de los conductos y la interposición de fascias.

Clásicamente, para la realización de la vasectomía, se realizaban dos incisiones con bisturí, una para cada conducto. Actualmente la gran mayoría de urólogos y andrólogos utilizan una sola incisión para localizar y seccionar ambos conductos.

La vasectomía sin bisturí fue desarrollada en 1974 por el Dr. Le Shuinquiang y posteriormente introducida en la medicina Occidental por Marc Goldstein en 1985. Es una técnica segura, eficaz, más rápida (un 50%) y mínimamente invasiva, debido a que no precisa de bisturí ni puntos, disminuyendo notablemente las complicaciones comparada con la vasectomía convencional (del 3, 1 al 0.4%). La herida de la vasectomía sin bisturí cicatriza espontáneamente a las 72h de la cirugía.